Cómo actua Índice Para los escépticos Bibliografía Recursos Comprar el libro Forum Contacto Home page
 

Recursos


Restablecer la coordinación de los músculos extrínsecos y mejorar la fijación central/centralización.
Preguntas y respuestas n.28 Power Vision System - Restablecer la
coordinación de los músculos extrínsecos y mejorar la fijación
central/centralización.

Estoy siguiendo los consejos de tu libro. Estoy mejorando: me faltan 2 grados por
ojo, pero ya creo que sólo 1,5, gracias a los ejercicios propuestos por ti. Lo
que no consigo resolver es el hecho de que, cuando miro hacia arriba, noto que
el ojo derecho se detiene antes que el izquierdo, es decir, no convergen de
manera igual. ¿Debo continuar ejercitándome, mirando hacia arriba, hasta que
los músculos extrínsecos del ojo derecho se relajen y, por tanto, puedan
extenderse tanto como el ojo izquierdo, o bien hay algún otro ejercicio que
puedes aconsejarme para el ojo derecho?



- Answers David De Angelis

Un ojo sano posee una capacidad óptima de apuntamiento/fijación del objeto observado en todas las secciones del campo visual. Tanto si se mira en las secciones centrales como en las extremas del campo visual (como cuando se mira muy hacia arriba, muy de lado u oblicuamente). Una coordinación perfecta de los ojos es la expresión directa de una funcionalidad óptima de los músculos oculares extrínsecos.

Cuando los músculos oculomotores se han sometido a su rehabilitación funcional mediante los diversos ejercicios específicos de rotación y movimiento, se restablece el grado óptimo de flexibilidad, fuerza y, por tanto, coordinación entre ojo derecho e izquierdo: ello les permite trabajar de la mejor manera para un enfoque correcto. No se olvide que el ojo sano posee una capacidad de “vibración” caracterizada por los movimientos “sacádicos” y una capacidad de apuntamiento/fijación en todos los grados de movimiento ocular en todas las secciones del campo visual, también las periféricas, normalmente no utilizadas cuando se llevan puestas las gafas. También visualmente, observando ojos sanos, se puede notar una distinta capacidad de mirada.

Los ojos muy miopes expresan una mirada casi ausente, que no fija nada: de hecho así es, ya que el miope tiene una escasa capacidad de fijación central (algunos autores denominan esta capacidad “centralización”). El poder de centralización o fijación central es la capacidad de los ojos de intentar que la imagen observada se forme perfectamente en la sección retiniana de la fóvea central, la más sensible para el enfoque perfecto de la imagen observada. En el caso de que exista una coordinación insuficiente de los músculos extrínsecos de los ojos (causa de una escasa flexibilidad y fuerza en los grados extremos del campo visual), un ojo o ambos harán converger la imagen observada de manera descentrada en la fóvea central y, por tanto, en porciones de la mácula lútea. Tal fenómeno se llama excentricidad retiniana (como se explica en el texto), y es responsable en cierta medida del estado de escasa capacidad de enfoque.

Una vez que los ojos hayan recuperado su capacidad coordinativa, y para eso existen los ejercicios de rotaciones oculares en sus variantes (véase el libro), los ojos volverán a ser capaces de permitir no sólo un correcto apuntamiento y focalización sobre la reducida zona retiniana de la fóvea central, sino que comenzarán de nuevo a vibrar de manera óptima, al haberse restablecido su poder de movimiento sacádico normal.

Es posible que, en fase de rehabilitación muscular de los ojos mediante los ejercicios de rotación (especialmente en los de rotación fijando un punto), se descubran anomalías en la coordinación (como en tu caso).

Es necesario restablecer la coordinación perfecta insistiendo en aquellas zonas en las cuales se perciben estos “nudos”, en los que los ojos, al fijar un punto en la rotación, no consiguen mantener la fijación binocular del punto fijado y se verifica un desdoblamiento de la visión: ello denota, pues, un problema de coordinación entre los ojos y un desequilibrio en la simetría de los músculos oculares.

A medida que se insista en las rotaciones fijando un punto en aquella sección del campo visual en la que se encuentran problemas de coordinación/fijación, se notará un mejoramiento de la coordinación/fijación y, en consecuencia, se podrá notar también un cierto posible mejoramiento en la agudeza visual (como resultado de una mejor fijación central/centralización).

Conviene recordar que los músculos oculares extrínsecos son músculos de tipo estriado y, por tanto, sujetos a las mismas reglas de “plasticidad” y adaptación que todos los demás músculos estriados del cuerpo (como el bíceps, tríceps y cuádriceps). Es necesario, pues, entrenar los músculos de los ojos sobre la base de sus propias exigencias específicas y proceder después con los ejercicios de desenfoque retiniano como se describe en Cómo me curé la miopía.

Recuérdese: PRIMERO los ejercicios de rehabilitación muscular (como las rotaciones) y sólo DESPUÉS los ejercicios de desenfoque retiniano (con o sin lentes de entrenamiento).

Antes de aprender a “correr” debes tener los músculos de tu cuerpo en plena funcionalidad.


Back
www.powervisionsystem.com Created by Aser srl